[ Área Privada ]

Bachillerato (16-18 años)

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Una clase de arte Una clase de arte

El Bachillerato es la etapa de la educación secundaria posobligatoria que se define como propedéutica o preparatoria para la realización de los futuros estudios superiores. Es un proceso de dos años caracterizado por la progresiva construcción de un perfil de estudiante que dibujará su futuro universitario, un profesional del estudio orientado a la investigación y a la integración activa y transformadora en un mundo complejo.

De acuerdo con el currículo oficial, el Bachillerato debe fomentar el aprendizaje a lo largo de toda la vida. El joven debe tener una formación completa, El Bachillerato debe fomentar el aprendizaje a lo largo de toda la vidatanto en conocimientos como en competencias, que le permita seguir aprendiendo y combinar el estudio y la formación con la actividad laboral o con otras ocupaciones. La etapa se distribuye en dos cursos académicos, 1º y 2º Bach., y en tres modalidades distintas que ofrece el centro: modalidad de ciencias y tecnología, modalidad de ciencias sociales y humanidades, y modalidad de artes. En este sentido, por su carácter posobligatorio y voluntario, entendemos que los pilares del Bachillerato son la libertad, la responsabilidad, el compromiso, la confianza y la ilusión por la opción elegida. Esta elección estará especialmente vinculada a los grados universitarios que quieran estudiar posteriormente.

¿Cómo entendemos desde el centro el perfil del futuro universitario, del profesional del estudio, de la investigación o de la creación? ¿Qué rasgos consideramos indispensables en su preparación? Básicamente los que anotamos a continuación, dando por sentado que se trata de una síntesis que deja de lado el matiz y el detalle.

La curiosidad intelectual es indispensable en un mundo de flujo constante y de transformaciones imprevistas. Por ello, esta etapa debe asegurar La curiosidad intelectual es indispensable en un mundo de flujo constante y de transformaciones imprevistasel acceso a los conocimientos científicos y tecnológicos fundamentales, el crecimiento de la sensibilidad artística y literaria, la práctica de la educación física y el deporte para favorecer el desarrollo personal y social, y muy especialmente el estímulo definitivo de la lectura y de la escritura con el fin de perpetuar el diálogo histórico y enriquecer el imaginario particular, desde el análisis, la comprensión, la argumentación, la reflexión, la sensibilidad y la creatividad.

La expectativa de la universidad es que los estudiantes tengan desarrollada la capacidad de afrontar y superar las dificultades desde la dedicación de tiempo, el esfuerzo y la incorporación de la metodología y de las tecnologías adecuadas para el estudio. Estas prácticas permitirán un aumento continuado de la toma de decisiones cada vez más importantes para el futuro de los jóvenes. Más allá del horario estrictamente lectivo, los estudiantes pueden quedarse en su aulario de forma libre o acordada con el profesorado, que les ayudará en la resolución de dificultades y en la mejora de su crecimiento.

Por otra parte, hay que estimular una actitud crítica y responsable que da respuestas desde el conocimiento y la sensibilidad hacia la realidad de un mundo complejo y rico pero a la vez con desigualdades, desequilibrios y conflictos. En la llamada sociedad de la información y del conocimiento, la capacidad de análisis para discernir la objetividad rigurosa del simple estado de opinión, o de la gesticulación mediática, es más relevante que nunca.

El trabajo en equipo desde el diálogo activo con uno mismo, con los demás y con el mundo es otro de los puntos fuertes de esta etapa. La autoexigencia y la flexibilidad desde el respeto a los demás son elementos indispensables para la futura proyección profesionalConsideramos que la autoexigencia y la flexibilidad desde el respeto a los demás son elementos indispensables para la futura proyección profesional. Al mismo tiempo, consideramos clave el dominio de la propia lengua, así como de otros idiomas. En un mundo globalizado es imprescindible la pluralidad idiomática desde la conciencia de la necesidad de aperturismo y comprensión de otras realidades o imaginarios culturales. Aparte de las lenguas catalana y castellana, los estudiantes de BetàniaPatmos ya tienen un muy buen dominio de la lengua inglesa y pueden acabar de cimentar las bases del francés y/o del alemán. De acuerdo con el proyecto EICLE, el área de ciencias para un mundo contemporáneo se imparte en lengua inglesa.

Una formación intelectual y humana sólida debe garantizar la conexión permanente con el mundo exterior, ya sea con el conocimiento de la ciudad como espacio público que conjuga tradición, modernidad y diversidad, con los puentes establecidos con las diferentes universidades para empezar a conocer posteriores escenarios de aprendizaje o, sobre todo, siguiendo la idea de apertura al mundo con conferencias, salidas, publicaciones, cineforums, tertulias científicas o proyectos de dimensión internacional como el Model United Nations (MUN), un encuentro con jóvenes de todo el mundo donde se debaten temas de actualidad global y se redactan una serie de resoluciones que se envían a las Naciones Unidas.

En definitiva, se trata de crear progresivamente la forma propia y respetuosa del libre pensador, muy arraigada en la cultura europea, ¿Quiénes sino los jóvenes que se han formado bien deben ser los máximos protagonistas de sus relatos de futuro?que rechaza cualquier tipo de autoritarismo dogmático y que se siente comprometido con la resolución de los conflictos con serenidad y análisis desde la voluntad de construir un mundo diverso y en paz. Por ello, escuchamos y potenciamos las iniciativas de nuestros estudiantes y entendemos la educación como un camino con varias direcciones en las que ellos, seguro, deberán ser auténticos interlocutores. ¿Quiénes sino los jóvenes que se han formado bien deben ser los máximos protagonistas de sus relatos de futuro?

El Bachillerato en nuestro centro persigue como objetivo primordial el equilibrio entre la exigencia académica y la apertura de ventanas al mundo. La exigencia académica se traduce en la búsqueda de la excelencia afrontando las dificultades e invirtiendo esfuerzo, tiempo y método. La apertura de ventanas al mundo quiere reconocer su diversidad y riqueza, pero también sus contradicciones y sus conflictos.

Nuestro deseo colectivo es potenciar un futuro universitario, profesional y ciudadano del mundo que, como libre pensador, se inserte activamente en la realidad, su riqueza y sus fracturas, con la voluntad y el compromiso de transformarla y mejorarla desde la defensa de unos valores sólidos y el diálogo activo y respetuoso con los demás: el complejo binomio entre capacidad intelectual y sensibilidad, entre excelencia académica y calidad humana.

Si quiere conocer todas las noticias de Bachillerato, haga clic aquí